Incienso: Olor que invoca lo divino.

Durante mi primera visita al Sacré Coeur, una basílica monumental en el barrio parisino más turístico de Montmartre, encontré este olor misterioso que me hizo sentir nostalgia por la vez que mi madre quemaba incienso para purificar el aire de la casa después de sus oraciones matutinas. La vi practicarlo menos a lo largo de los años, pero este olor peculiar y los humos densos y rizados permanecen grabados en mi memoria.

Unos años más tarde, volví a encontrar este aroma en el Zoco de Dubai en una tienda de especias que vendía estos preciosos cristales cremosos de color blanquecino a un precio exorbitante. Aunque los EAU son famosos por el bakhoor y el oud, algunos hogares, especialmente los de Omán y Marruecos, queman incienso en sus hogares y oficinas. Algunos de mis amigos de Túnez también mastican cristales de incienso para fortalecer sus encías y mejorar la digestión.


Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados